La importancia del control parental

Con el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación se ha tornado inetivatable que nuestros niños entren en contacto con la tecnología digital. No es casual que en la actualidad hablemos de “generación millenial”, para referirnos a las características distitntivas propias de una generación que se viene formando al calor de acelerados desarrollos tecnologícos y el uso masivo de internet. No es casual que muchos filósofos llamen a este proceso una verdadera sociedad de la información o sociedad en red.

La masificación del acceso a la word wide west ha resultado ser una gran herramienta para los más distintos propósitos. La cantidad de información y datos alamcenados en el cyberespacio se ha convertido en una gran biblioteca pública a la cual todos podemos acceder desde nuestra casa. Quizá sea la generación millenial la más versatil en el uso de esta herramienta y la que más se ha beneficiado de ella. 

Pues si bien esto es cierto y tenemos que estar concientes que no podemos evitar el uso de internet por parte de nuestros pequeños, también es cierto que vía internet circulan todo tipo de contenidos inadecuados para nuestros hijos y que ellos no siempre están en disposición de dicernir: radicalismo político o religioso, pornografía de todo tipo, violencia cruda y sin censura, entre otros. Incluso el bullying se ha se ha introducido en el cyberespacio, lo que se conoce como ciberbullying. De allí la importancia del control parental. ¿Cómo podemos proteger a nuestros hijos de todo este contenido pernicioso sin negarles el acceso a la poderosa herramienta del internet?

Debido a estas circunstancia de inseguridad, se han desarrollado diversas plataformas y herramientas diseñadas especialmente para el control parental y que disponen de distintas funciones adecuadas a cada necesidad (y cada edad).

Para que puedas escoger la plataforma que mejor se adecue a tus necesidades de control parental, te explicaremos brevemente las principales funcionalidades que podrás encontrar.

Control y supervisión de las webs. Es una de las principales funciones y te permitirá vigilar las páginás más visitadas por tus hijos, así como establecer una “lista negra” donde podremos limitar el acceso a las webs que querramos.

Los informes de actividad. Con esta opción el sistema registra y envía periodicamente informes de la actividad y el comportamiento de nuestro niños en la web.

Bloqueo de aplicaciones o programas. Como indica el nombre de la función, con ella podrás establecer contraseñas de acceso a ciertas aplicaciones (redes, mensajería, etc.) o programas (juegos violentos), y así evitar la ejecusión por parte de menores.

Establecer una zona segura. Con esta podemos disponer de una zona en el dispositivo (móvil, tablet, ordenador, etc.) cuyo contenido puede ser revisado por los niños, mientras el resto de la información y partes del dispositivo quedan restringidos,

Bloquear llamadas. Se trata de una característica útil para evitar que en el uso de dispositivos, los niños reciban o envíen llamadas a los números determinados por ti (números desconocidos, llamadas internacionales, teléfonos del personal de trabajo, etc).

Tiempo de uso. Es una función importante para establecer horarios automáticos (horas, días, etc.) para que tus hijos no excedan el tiempo por ti estipulado para el uso del dispositivo.

Geolocalización. Así podrás saber dónde se encuentra el menor cuando utilice el dispositivo fuera de casa.

Control remoto. Con esta función podremos disponer de las especificaciones antes mencionadas para controlarlas desde nuestro móvil u ordenador.

Los distintos sistema operativos, Windows, Android u otro, son compatibles con diversas aplicaciones, solo tienes que buscar la más completa y fiable para tu familia. La Oficina de Seguridad del Internauta (del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital) tiene un listado de aplicaciones que puedes consultar, y con las funciones mencionadas tienes un marco de referencia para buscar y escoger entre la multitud de herramientas existente.